30 semanas embarazada

Ya casi comienza la cuenta regresiva, llevas tres cuartas partes del recorrido y te sorprenderá lo rápido que pasan las 10 semanas restantes. Lo que una vez

Ya casi comienza la cuenta regresiva, llevas tres cuartas partes del recorrido y te sorprenderá lo rápido que pasan las 10 semanas restantes. Lo que una vez parecía  lejano, cada día está más cerca.

¡Es lo más triste que he escuchado!

A estas alturas, probablemente estás sintiendo pocos cambios emocionales, has empezado a notar a otras mujeres embarazadas, bebés y niños pequeños y te interesas por las experiencias de embarazo de otras mujeres. Aunque tu embarazo no haya sido planeado o vino como una sorpresa, por la semana 30 la comprensión derivada de que pronto serás madre, aparecerá. Incluso si no sueles mostrar tus emociones, puede que lo hagas durante esta semana. Ver las noticias y escuchar historias tristes puede provocar una oleada de empatía y un nuevo lote de lágrimas. De cierta manera, las experiencias humanas parecen ser más intensas y personales cuando estás embarazada y esto no significa que seas una candidata para la depresión post-natal o que estés en más riesgo que cualquier otra madre, es completamente normal sentirse emocionalmente más frágil en esta etapa. La naturaleza tiene una forma de moldear a las madres para que puedan ser más sensibles a sus bebés y capaces de nutrirlos.

Los cambios físicos de esta semana

  • A partir de ahora, puedes necesitar orinar más frecuentemente. Tu bebé está creciendo cerca de tu vejiga, específicamente sobre ella, por lo que acumular mucho volumen puede ser incómodo. Trata de no salir del baño demasiado rápido. Es importante vaciar completamente tu vejiga cada vez que vayas y así evitar el riesgo de desarrollar una infección urinaria.
  • El insomnio puede estar afectándote a pesar de lo cansada que te sientas cuando te vas a la cama. Esta es una condición común en el tercer trimestre y hay poco que se pueda hacer al respecto además de tratar de mantener una rutina pre-cama, evitar la cafeína en las tardes, buscar un descanso y asegurar una buena postura. Un poco de ruido  de fondo, como un ventilador o música de relajación puede ser útil. La sedación no se recomienda durante el embarazo y tomar pastillas para dormir puede ser riesgoso, en su lugar, prueba con una bebida láctea antes de dormir, experimenta distintas posiciones con la ayuda de almohadas: acuéstate de un lado y apoya la parte superior de tu pierna sobre una almohada. Intenta mover tu computadora y teléfono móvil fuera del dormitorio, éste debe ser un espacio tranquilo y sereno.
  • Puedes estar preocupada por las venas várices en tus piernas, la presión del útero sobre los vasos sanguíneos de tu pelvis no ayuda mucho. Desafortunadamente, pueden empeorar antes que mejorar. Algunas mujeres desarrollan venas varices en su vulva, una condición particularmente incómoda, especialmente si se combina con hemorroides. Para esto, puede ser útil usar ropa interior en Lycra, darte baños de refrigeración y duchas. Evita mantenerte mucho tiempo de pie, controla tu aumento de peso y eleva tus piernas y pies siempre que puedas. Por lo general, las venas varices se alivian después del nacimiento, aunque algunas mujeres pueden seguir experimentándolas.

Los cambios de tu bebé esta semana

  • Tu bebé ya mide alrededor de 43 centímetros desde su corona hasta sus pies y pesa aproximadamente 1,5 kilogramos. A partir de ahora y hasta las próximas semanas tu bebé ganará bastante peso. Disfruta de tu comida, come cualquier cosa  pero con moderación,  incluyendo postres ocasionales. Si anhelas algún alimento en particular, cede a ellos. Si no lo haces, no lograrás sacártelos de la cabeza. Sólo recuerda evitar aquellos alimentos que puedan contener Listeria.
  • Hay más grasa debajo de la piel de tu bebé y comienza a ser más redondo y menos frágil. Los pliegues sueltos de la piel de su cuerpo están siendo llenados desde el interior, para el día del nacimiento su piel será suave e incluso un poco regordeta.
  • El cerebro de tu bebé ha crecido y su sistema nervioso está casi maduro. Al nacer, tendrá millones de neuronas esperando que la interacción amorosa y estimulación de sus padres, ayude a formar la sinapsis necesaria para unirlas. No esperes hasta que tu bebé nazca para comenzar a comunicarte con él. Hablar, cantar, masajear tu barriga y visualizar cómo se verá tu bebé, ayudará a formar una conexión emocional temprana. Piensa en tener un diario de embarazo durante las últimas semanas, esto se convertirá en algo especial para recordar y compartir  con tu hijo en los años venideros.
  • Tu bebé puede estar acostado de cualquier manera, cabeza arriba, cabeza abajo, a un lado e incluso a través de tu vientre. La oportunidad de moverse libremente desaparecerá rápidamente, a medida que vaya creciendo y ocupando más espacio en el útero.
  • Las uñas de tu bebé están casi desarrolladas. Algunos bebés necesitan que les corten las uñas en los primeros días después del nacimiento ya que podrían rasguñarse su carita.

Sugerencias para esta semana

  • Haz una lista de preguntas para hacerle al médico cuando vayas a tu control prenatal. Tener “cerebro de embarazo” puede hacer que tu cerebro sea poco retentivo y olvidar cosas que parecían muy importantes, puede hacer que te sientas frustrada y enojada contigo misma. En su lugar, anota las dudas que te surjan a medida que aparecen. Nunca te avergüences  de consultar a tu médico, muy seguramente, tus preguntas ya se las han hecho un millón de veces.
  • Únete al foro online del embarazo Huggies y lee toda la información que puedas acerca del embarazo y el cuidado de tu nuevo bebé. Este es el momento para llenarte de conocimiento y construir tus propias filosofías tempranas acerca de cómo deseas criar a tu bebé.
  • Comienza a preparar el espacio del bebé organizando la cuna, el cochecito, la tina de baño y su ropa. Aunque todavía puede ser un poco temprano hacer esto, será muy placentero organizar esa pequeña ropita. Asegúrate de que los familiares que tienen la habilidad de tejer, sepan que hay un bebé en camino que va a necesitar algunos botines.

Te puede interesar

¿Por qué se presenta la infección vaginal en el embarazo?

Durante los meses de gestación, se producen cambios en el pH vaginal. Por esta razón, los especialistas consideran que es la etapa más vulnerable para la proliferación de bacterias.

Durante los meses de gestación, se producen cambios en el pH de la mujer, por esta razón, los especialistas consideran que es la etapa más vulnerable para la proliferación de bacterias, es decir, de una infección vaginal en el embarazo.

El embarazo representa un período de cambios para toda mujer. Es una etapa en la que todo se modifica. Desde las variaciones más perceptibles como la ansiedad y el aumento de peso hasta alteraciones del organismo poco conocidas, como las infecciones vaginales.

El papel de las hormonas y la infección vaginal en el embarazo

Durante los 9 meses de gestación, el nivel de hormonas femeninas cambia y afecta directamente al pH del área genital. En lo cotidiano, el pH de la zona vulvar es ácido e inferior al de otras partes del cuerpo, y se sitúa en un rango de 3.8 a 4.2, con la finalidad de impedir el crecimiento de bacterias.

Durante el embarazo la futura mamá protagoniza diversos cambios hormonales que comprometen directamente la capa protectora ácida. De esta manera, la variación a un pH mayor a 4.2 puede alterar el equilibrio en detrimento de la flora habitual, lo que deja espacio a la proliferación de gérmenes patógenos. Por esta razón, los 9 meses de gestación representan una de las etapas más vulnerables de la mujer para adquirir infecciones del tracto ginecológico.

Cómo protegerse de una infección vaginal en el embarazo

Es necesario que toda mamá tome cuidados especiales para mantener su zona íntima limpia y protegida durante esta importante etapa de la vida.

Entre las principales recomendaciones se encuentran:

  • Usar ropa interior de algodón.
  • No utilizar ropa muy ajustada o de materiales sintéticos.
  • Lavar la ropa interior con jabón de barra y enjuague, sin dejar residuos.
  • Lavar la zona íntima con un jabón especial con pH ácido que limpie, hidrate y ayude a prevenir infecciones del área vulvoperineal.
  • No se recomienda utilizar desodorantes íntimos, talcos, aromatizantes ni sales de baño o burbujas.
  • Evitar traumatismos de la región genital como el rasurado, la depilación o fricción.
  • Si se observan cambios en el flujo vaginal, prurito, ardor o mal olor, no automedicarse y consultar al ginecólogo u obstetra.

Te puede interesar