¿Cómo tratar el dolor de cabeza en el embarazo?

Es indispensable consultar al médico antes de tomar cualquier tipo de medicamento. Sin embargo, existen otras alternativas para evitar los dolores de cabeza y las migrañas durante los meses gestación.

Gwyneth Paltrow dice haber puesto a sus bebés las canciones de su marido Chris Martin, vocalista de Coldplay, durante sus embarazos. Aunque hay informes contradictorios acerca de si poner música a un bebé cuando se encuentra dentro del útero ayudará a su inteligencia, un nuevo estudio ha encontrado que los niños reconocen, y prefieren, la música a la que fueron expuestos cuando estaban en el útero hasta un año después de su nacimiento. Las implicaciones son claras: esto demuestra que el cerebro en desarrollo de un bebé es capaz de almacenar y recuperar recuerdos después de un largo período. Además, es una forma maravillosa de cómo las madres pueden vincularse con sus bebés, compartiendo y disfrutando con familiaridad la música que ella puso desde el principio.

Un estudio realizado por la Universidad de Leicester demostró cómo los bebés de un año de edad reconocen la música a la que fueron expuestos tres meses antes del nacimiento. La Dra. Alexandra Lamont, del grupo de investigación musical de la universidad, dice: "Sabemos que el feto en el útero sólo puede escuchar 20 semanas después de la concepción. Ahora hemos descubierto que los bebés pueden recordar y preferir la música que escucharon antes de nacer, hasta 12 meses después”.

Para el estudio, las madres participantes eligieron su propia música y las opciones variaron desde música clásica hasta reggae. La prueba se llevó a cabo y doce meses después los bebés mostraron una preferencia significativa por las canciones que les puso su madre, en comparación con las que nunca habían escuchado. Al parecer, el Dr. Lamont se apresuró al enfatizar que no había evidencia de que el poner algún tipo de música tuviera algún efecto en los niveles de inteligencia.

El hecho de que poner música pueda tener un efecto tranquilizante, es una excelente noticia para cualquier madre que tenga un bebé inquieto o un padre que quiera relajarse un rato con su bebé. Además, el hecho de que el padre y el niño puedan disfrutar la misma música es una ventaja cuando el tiempo personal es mínimo.

Cualquier padre interesado en la idea de la estimulación prenatal de sus bebés debe saber que existe un método que utiliza estímulos como la música para comunicarse con ellos y a su vez, compartir sus preferencias musicales antes del nacimiento. Sin embargo, los especialistas pediátricos sugieren compartir una amplia gama de opciones musicales. "La diversidad de diferentes tipos de música es esencial y puede ser útil en el proceso futuro del lenguaje, lectura y escritura del bebé", dice el Dr. Philip A. De Fina, profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, Departamento de Psiquiatría y Neurociencia del comportamiento, neuropsicólogo jefe y director de neuroterapia en los laboratorios de investigación cerebral NYU.

Si tu elijes poner audífonos en tu vientre, es importante limitar el tiempo a una hora diaria, esto para evitar sobre estimular a tu bebé. También, ten en cuenta que el líquido amniótico es un conductor eficaz y por tanto debes asegurarte de que el volumen no sea demasiado alto. Kristin James, madre de dos hijos, está convencida de que haber puesto reggae a sus bebés durante el embarazo es la razón por la que sus hijos cantan con entusiasmo las canciones de Bob Marley, "¡Creo que cantaban sus canciones antes de aprender rondas infantiles!"

Compartir el gusto por una canción o un tipo de música particular es una expresión maravillosa de unión entre una madre y su bebé. La música hace parte de nuestra cultura desde formas tan básicas como las rondas infantiles. Cuando los niños están aprendiendo a hablar, el proceso por el cual aprenden a hablar y a cantar es el mismo. Exponerlo a la música estando en el útero no sólo significa compartir una preferencia con tu bebé, sino también permitir que el bebé use la música como una forma de conectarse con su madre a través de una experiencia mutuamente agradable.

Te puede interesar

Vitaminas y suplementos durante el embarazo

Cuando Caryn estaba embarazada de cinco meses, su médico le dijo que tenía una deficiencia de yodo y al principio no se preocupó demasiado. Ella había

Cuando Caryn estaba embarazada de cinco meses, su médico le dijo que tenía una deficiencia de yodo y al principio no se preocupó demasiado. Ella había trabajado duro para mantenerse en forma y estar saludable durante su embarazo y estaba tomando algunos suplementos. ¿Cómo podría haber sucedido esto? Las pruebas habían demostrado que ella era una persona con deficiencia moderada de yodo, así como el 50% de las mujeres embarazadas de Australia. ¿Por qué esta deficiencia debe causar  preocupación? ¿Y cómo se puede tratar?

Durante el embarazo, los requerimientos de hormona tiroidea aumentan en un 50% respecto a los niveles habituales. La falta de yodo durante el embarazo puede tener un impacto significativo en el desarrollo cerebral de los bebés, tanto en el útero como después de nacer. Además, los niños pequeños pueden experimentar problemas de desarrollo y aprendizaje cuando existen deficiencias de yodo. Si la deficiencia es severa, el niño puede presentar una condición conocida como trastorno por deficiencia de yodo (IDD). Este trastorno es la causa más común de retraso mental previsible y daño cerebral en el mundo. Sin embargo, una vez que el daño aparece, es irreversible.

El yodo es utilizado por la glándula tiroides para hacer la hormona tiroidea, una de las hormonas que impulsa nuestro metabolismo. Sin el yodo necesario, la madre o el bebé no producen suficiente hormona tiroidea para mantener cubiertas las necesidades del cerebro. Si en el embarazo temprano se desarrolla hipotiroidismo, es decir, insuficiencia tiroidea, existe un alto riesgo de aborto espontáneo, parto prematuro y daño neurológico sobre el feto.

El profesor Eastman, endocrinólogo de la Universidad de Sydney y asesor médico de la Fundación de la Tiroides dice: "Las mujeres embarazadas en Australia están ingiriendo la mitad del yodo diario necesario. Eso me alarma, porque hay un potencial muy grave de efectos adversos y daño cerebral en la próxima generación de niños nacidos en este país. En poblaciones donde la deficiencia de yodo es severa, las puntuaciones del coeficiente intelectual (CI) de los niños se reducen entre 10 y 15 puntos, la audición se ve afectada y hay una tendencia marcada en el aumento del trastorno del déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Es bastante grave que al menos la mitad de los bebés que nacen en este país corren el riesgo de sufrir algún tipo de deterioro intelectual como consecuencia de la deficiencia materna de yodo”.

Dada la preocupante naturaleza de las estadísticas, que indican que el 50% de las mujeres embarazadas en Australia tienen una deficiencia de yodo, las mujeres deben ser muy proactivas y asegurarse de que están ingiriendo suficiente yodo.

Entonces, ¿cómo pueden las mujeres prevenir esta condición? En primer lugar, la dieta por sí sola no es suficiente, tendrías que comer grandes cantidades de alimentos para lograr el cometido. Se necesita una cantidad adicional de entre 100 y 200 ug de yodo al día durante el embarazo. Los estándares alimenticios de Australia y Nueva Zelanda (FSANZ) han instaurado uso obligatorio de sal yodada en la fabricación del pan como medida para ayudar a aumentar los niveles de yodo en los alimentos. No obstante, esta fortificación ha sido insuficiente.

Tú puedes:

  • beber entre 0.5 y 1 litro de leche al día
  • Utilizar sal yodada que es diferente de la sal marina. Debes comprobar que estás comprando sal yodada ya que la sal del mar es una fuente insuficiente de yodo
  • Comer alimentos ricos en yodo como mariscos y algas marinas
  • Lo más útil que puedes hacer es tomar suplementos de yodo como parte de tus multivitamínicos. La mayoría contiene entre 50 y 150 ug de yodo y necesitas entre 100 y  200 ug de yodo al día. Sin embargo, es vital que tengas cuidado con los suplementos  y te asegures de la cantidad de yodo que contienen.

Cuando Caryn revisó sus multivitamínicos descubrió que estaba tomando un suplemento que no tenía yodo, inmediatamente lo cambió por uno que si lo tuviera e hizo algunos pequeños cambios en su dieta con el fin de incorporar más yodo. Para Caryn proteger el desarrollo del cerebro de su bebé era vital y con el poco conocimiento que tenía sobre el tema, encontró las herramientas para hacerlo eficaz.

Te puede interesar