38 semanas de embarazo: ¡El bolso listo!

Planificar este momento previo al parto te ayudará a estar más tranquila y organizada. No dejen para último momento lo que pueden ir resolviendo desde ahora.

Planificar este momento en las 38 semanas de embarazo previo al parto te ayudará a estar más tranquila y organizada. No dejen para último momento lo que pueden ir resolviendo desde ahora. Es hora de dejar tu bolso listo al lado de la puerta y tener todo organizado para el gran momento.

Si todavía no lo decidieron, charla con tu pareja y tu familia sobre quién podrá acompañarte durante la primera semana de vida de tu bebé, ya que posiblemente necesitarás ayuda con las labores de tu casa. Por otra parte, tu ansiedad se ve cada día más influenciada por el acercamiento del parto. Te preguntarás: ¿cómo me daré cuenta que estoy en trabajo de parto?

Tu cuerpo en la 38 semanas de embarazo.

El descenso del bebé a la pelvis hace que te aparezcan dolores bruscos en la entrepierna o en la parte alta de los muslos. Esto es normal, lo mismo que el hecho de que te esté costando mucho dormir por lo incómodo de la barriga y tu ansiedad, que vuelve a tomar un rol importante a medida que ves venir el momento “a la vuelta de la esquina”.Las contracciones de Braxton Hicks son más frecuentes e intensas.

Tu bebé en la 38 semanas de embarazo

Tu bebé mide aproximadamente 50 cm. y pesa algo más de 3 kilos, y aunque continuará aumentando de peso, no seguirá creciendo de talla.

Los intestinos de tu bebé han formado una sustancia verde negruzca, llamada meconio, que será lo que eliminarán como primera deposición luego de nacer. Está compuesto por lanugo, líquido amniótico y moco. El líquido dentro de tu saco amniótico aumentó de una gota a un litro. La placenta creció hasta unos 20 cm. de diámetro y pesa alrededor de 900 gramos.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar

La vacunación en el embarazo

Para proteger a la futura mamá y a su hijo en camino, es importante aplicar las vacunas necesarias fuera del primer trimestre de embarazo. Sin embargo, hay vacunas, como la de la influenza, que pueden aplicarse en cualquier periodo de la gestación.

Para proteger a la futura mamá y a su hijo en camino, es importante aplicar las vacunas necesarias fuera del primer trimestre de embarazo. Sin embargo, hay vacunas, como la de la influenza, que pueden aplicarse en cualquier periodo de la gestación. Infórmate sobre la vacunación en el embarazo que debes seguir.

La inmunidad de la madre se transmite al bebé durante la gestación. Esta protección materna resguardará al recién nacido hasta que pueda recibir sus primeras vacunas. Por esta razón, es muy importante que la mujer revise su calendario de vacunas para evaluar con su médico cuáles son las recomendaciones que deberá seguir antes, durante y después del embarazo.

Vacunación en el embarazo

  • El beneficio de vacunar a las mujeres embarazadas normalmente sobrepasa el riesgo potencial cuando se dan las siguientes condiciones:
  • Las probabilidades de exposición a una enfermedad son altas
  • La infección implicaría un riesgo para la madre o para el feto

Durante la gestación, y de acuerdo a la indicación del obstetra, se recomienda aplicar las siguientes vacunas:

  • Vacuna contra la hepatitis A y B: si la embarazada tiene alto riesgo de contraer la enfermedad.
  • Vacuna antigripal trivalente inactivada
  • Antimeningocóccica polisacárida y conjugada: sólo si la embarazada presenta algún riesgo.
  • Tétanos / difteria
  • Vacuna triple bacteriana acelular contra tétanos, difteria y pertussis: sólo si la embarazada presenta alto riesgo.

Asimismo, hay otras enfermedades prevenibles por vacunación que pueden ser poco frecuentes en tu lugar de residencia, pero que son comunes en otras regiones. Por este motivo, si piensas hacer un viaje internacional, no dejes de consultar sobre las vacunas recomendadas según sea el destino.

También, es importante saber la opinión de tu médico si trabajas en instalaciones relacionadas a la salud, o tienes ciertas enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión o afecciones cardiovasculares.

 

Te puede interesar