¿Cuáles son los síntomas del embarazo?

Si te estás preguntando ¿cómo saber si estoy embarazada?, encuentra aquí una descripción precisa de las señales físicas que pueden ser síntomas de un embarazo.

Si estás buscando el embarazo y quieres estar atenta, te brindamos una descripción de estas señales físicas  y cuáles son los síntomas del embarazo que te pueden anticipar la buena nueva.
Hay algunos síntomas que son considerados típicas señales de un embarazo y que te pueden anunciar que algo en tu cuerpo ha cambiado. La mayoría de ellos son producidos por alteraciones en tus hormonas provocadas por la concepción.

• Atraso en la menstruación: es el más fácil de notar, pero este dato te va a resultar útil sólo si tus ciclos menstruales son regulares y con características normales. Además, las propias variaciones hormonales de tu cuerpo pueden afectar y hacer que no sea siempre una señal segura de embarazo.
• Aumento del sueño y la fatiga: el cansancio es una de las características del primer trimestre en la mayoría de las embarazadas.
• Disminución de las cifras de presión arterial: puedes notarlo porque se puede acompañar de mareos o, eventualmente, desmayos.
• Náuseas o vómitos: en la mayoría de las embarazadas son sólo matinales, pero pueden mantenerse durante todo el día.
• Alteraciones del apetito: ya sea repulsión hacia ciertos alimentos o apetencia exagerada por otros.
• Senos más sensibles: El pezón y la areola más oscuros, entre otros cambios en los senos.

Si bien estos síntomas son señales bastante fiables, es importante que tengas en cuenta que similares cambios pueden experimentarse por alteraciones hormonales provocadas por otras situaciones. La experimentación de uno o más de estos síntomas no siempre es una garantía de embarazo.
Por otra parte, algunas mujeres quedan embarazadas y transcurren su primer trimestre sin experimentar la mayoría de estos síntomas. Por ello, siempre es recomendable realizar un test de embarazo que pueda confirmar o descartar las sospechas.

Te puede interesar

Efectos de las drogas en el embarazo

Los efectos de las drogas dependen de la intensidad y el tiempo de consumo, y su relación con el embarazo. Pero siempre son perjudiciales, tanto las que son permitidas como las que no.

Los efectos de las drogas en el embarazo dependen de la intensidad y el tiempo de consumo, y su relación con el embarazo. Pero siempre son perjudiciales, tanto las que son permitidas como las que no.

Con respecto a las drogas permitidas, su consumo debe ser suspendido incluso de ser posible antes del embarazo. Las xantinas, café, mate, etc., consumidas en cantidades moderadas a grandes, producirían un bajo peso al nacer y mayores riesgos de parto pretérmino. El tabaco provoca alteraciones en el embarazo, sobre todo bajo peso al nacer, parto pretérmino y complicaciones del parto.

Razones para evitar las drogas en el embarazo

El alcohol se debe suspender por los riesgos de malformaciones de variada entidad y cuantía, de aborto, de complicaciones en el embarazo y en el parto. El alcohol es el principal teratógeno (generador de malformaciones) conocido.

La marihuana, uno de cuyos productos atraviesa la barrera de la placenta y por lo tanto llega al feto, ha demostrado provocar alteraciones del desarrollo psicoafectivo, aunque otros efectos posibles no han sido confirmados.

La cocaína produce retardo intelectual, malformaciones de distintos tipos y síndrome de abstinencia de cocaína al recién nacido. Además, el feto es expuesto a las sustancias por la vasodilatación, es decir, por el ensanchamiento de los vasos sanguíneos y el consecuente aumento de la presión intravascular.

El uso de pasta base ha demostrado efectos adversos en el período embrionario y en el embarazo, pero en nuestro medio no hay estudios rigurosos por el momento, dada la relativa novedad de su uso y la evaluación de sus consecuencias en el embarazo.

En resumen, el uso de drogas ilegales además de afectarte a ti puede afectar tu embarazo en todas las etapas. Éstas te exponen a conductas de riesgo en las que puedes contraer enfermedades infecciosas graves como el VIH y la Hepatitis B o C.

Te puede interesar