Empezando clases de natación

Si ya decidieron comenzar a llevar a su bebé a una piscina regularmente hay algunos aspectos para tener en cuenta. Les dejamos varias recomendaciones.

Dentro de lo posible, pregúntenle a sus amigos o parientes que tengan hijos pequeños si tienen un club o piscina para recomendarles.

Si bien en cualquier caso debe haber personal calificado, cuando se trata de trabajar con niños algunas personas tienen más carisma que otras. Si algún conocido tuvo una muy buena experiencia y les recomienda un lugar que les queda cómodo, ¡no lo duden!

Los bebés se sienten más seguros en ambientes pequeños, de modo que si no se adapta inicialmente a la piscina, prueben en una de esas piscinas para niños que suelen tener en algunos complejos. Es importante que el bebé vaya ganando confianza de a poco.

Es una buena idea tener un juguete de agua que puedan llevar a la piscina para familiarizar a su bebé con su nuevo entorno. También es aconsejable que al principio pase ratos relativamente cortos en la piscina hasta que adquiera suficiente confianza en el agua.

Programen su visita a la piscina entre comidas y bien alejada de sus horarios de sueño. Y sobre todo, ¡recuerden sonreírle e irradiar seguridad en todo momento!

Juegos para bebés de 07 a 12 meses: bloques para armar

Una forma de estimular la motricidad fina del bebé es enseñándole a apilar bloques uno arriba del otro o uno al lado del otro. Así también aprenderá sus primeras nociones acerca del volumen de las cosas.

Los bebés de 7 a 12 meses pueden agarrar objetos usando sólo sus deditos.

Pueden también sostener objetos con facilidad y pasarlos de una mano a la otra.

Permítanle manipularlos, sacudirlos dentro de recipientes, empujarlos y colocarlos en un canasto. Le encantará también derribar los ladrillos y golpearlos entre sí.

Esto requerirá de bastante práctica, por lo tanto no se preocupen si le lleva algunas semanas dominar esta actividad.

Usen este tiempo para conversar con su bebé acerca de los distintos colores y formas de los bloques.



También les recomendamos aprovechar este juego para demostrarle la relación causa-efecto, ayudándolo a construir una torre y anunciando “¡se caen todas!” cuando su bebé las golpee para derribarlas.

Te puede interesar