La respiración del recién nacido

Si prestas atención a la respiración de tu bebé podrás descubrir qué le pasa en ese momento y qué espera que hagas. En caso de tener un ritmo alterado, seguramente haya un motivo pero también hay formas de normalizarlo.

Si prestas atención a la respiración del recién nacido  podrás descubrir qué le pasa en ese momento y qué espera que hagas. En caso de tener un ritmo alterado, seguramente haya un motivo pero también hay formas de normalizar la situación.

Una de las grandes necesidades de tu bebé recién nacido es el oxígeno, pero habrás notado que cuando llora o cuando le cuesta dormir, suele alterar su ritmo de respiración. Respirar es una tarea muy nueva para el bebé y no tan fácil como parece. Lo bueno de esto es que tú puedes ayudarlo.

Las alteraciones en la respiración del bebé expresan para una mamá que quiera oír aquello que está sintiendo y también lo que necesita de ti en ese momento. Si está acongojado, notarás que deja entrar el aire a intervalos muy cortos. En cambio, si está enojado, alterna ritmos de respiración con gritos y llantos en el medio.

La respiración del recién nacido: ¿Cómo calmar a tu bebé?

Una estupenda manera de calmarlo cualquiera sea la causa es ayudarlo a recuperar su respiración normal. Para eso es recomendable que te apartes a un lugar tranquilo con tu bebé en brazos y una vez que nada te distraiga, comiences a sincronizar tu respiración con la de él.

Lo primero que puedes hacer es abrazarlo y unir tu pecho con el de él. Prestar atención a su respiración y entrar en su ritmo, siempre en silencio sin copiar ni los gritos ni el llanto. Muy de a poco y sin pretender forzar, empezarás a respirar un poco más lento y continuarás así hasta que notes que el bebé ha comprendido la consigna y te sigue. Lo mejor es mantenerte así hasta que escuches y sientas ese suspiro que te anuncia que la calma ha llegado.

Un remedio alternativo cuando todo esto no da resultado: salir de casa y darle un paseo. Aún no se ha encontrado explicación al hecho de que el vaivén del auto o el cochecito y el cambio de ambiente resulte mágico.

Te puede interesar

Sus primeras ropitas

Es probable que tú, o tu pareja, hayan corrido a comprar una tierna batita ni bien se enteraron de la buena nueva… Comprar ropita para el futuro bebé es una de las actividades preferidas de toda pareja de embarazados.

Lo recomendable es que no compren mucha ropa, principalmente porque no sabrán cuánto pesará finalmente el bebé. Es mejor tener cinco o seis mudas de ropa para recién nacidos y después, si es necesario, comprar más, porque los bebés crecen muy rápido y en cuestión de semanas la ropita deja de entrarles. Van a ver que muchas veces algo divino que les regalaron a los pocos días ya no le va más.

Eligiendo la ropa correcta

Las vitrinas están llenas de ropa para bebé con diseño. Sin embargo, al margen de lo estético y de la marca, lo importante es tener en cuenta algunas cuestiones que tienen que ver con la temperatura, el material y la calidad de las prendas, así como la comodidad y la practicidad para usarlas. Es recomendable que antes de usarlas por primera vez las laven con jabón blanco y las sequen al sol para que no tengan perfumes o aprestos que puedan irritar la piel del bebéRopitas según la estación

Ropitas según la estación

Si su hijo nacerá en otoño o invierno lo ideal es que le pongan enterizos de algodón, camisetitas que tengan abierto un hombro para no incomodar al pequeño a la hora de vestirlo y medias. Para salir a la calle, si hace mucho frío, un enterizo de tela de algodón con capucha y mantitas de polar o de lana sin pelo son una buena opción. No es recomendable que le pongan prendas de lana porque puede ser molesta si pica e incluso puede causar irritación. A lo sumo, pueden ponerle unos chalequitos sobre la ropa de algodón, que son prácticos y además ayudarán a mantener al bebé calentito.

Si en cambio nacerá en primavera o verano, lo ideal es la ropa de algodón fresca sin mangas, como los mamelucos que son súper prácticos y fáciles de lavar. Un saquito de hilo liviano y un gorrito para el sol por si refresca o hace mucho calor son muy importantes.

Si les regalan mucha ropa antes del parto o en las primeras visitas, lo aconsejable es que la guarden con las etiquetas, así tienen la posibilidad de cambiarlas por una talla más grande en caso de que lo necesiten.

Te puede interesar